Débora Barber

Culpen a mi inquieta conciencia, de cualquier poema que aquí puedan leer.