Leticia Ávalos

Aun recuerdo la primera vez que escribí algo más allá de las intenciones académicas y las tarjetas de navidad, fue una carta de amor; sin duda fue un evento trágico. Me gusta la estilográfica, no tengo bonita letra, pero pocos son los placeres equiparables a leer una carta escrita a mano.