Jesús R. Rivas

Y así, Ares contempló el mundo desde el trono del Olimpo…