Lector de sueños

Ingredientes para la vida: papel, con qué escribir y una taza de café.