Leha

Poco puedo decir de mí, en lo que escribo ya voy dejando demasiados regueros. No pierdo el tiempo en nada que me contamine e intento ser fiel reflejo de lo que siento, en un mundo que en multitud de ocasiones no comprendo, tal vez por eso aprendo poco y mal. Huyo de la rutina, de lo soez, de la hipocresía, la intolerancia y la mala educación, con lo demás a duras penas, he logrado luchar y sobrevivir. Me gusta la gente que mira dentro de los ojos y ve. Imagino que escribo un poco por necesidad, por afición o simplemente por vaciar sensaciones y así aligerar el peso interior y a la vez abrir una invisible puerta que me lleve a traspasar otra dimensión.