Javi

Desde hace muchos años vivo rodeado de tinieblas. Las letras, bien de la prosa o bien de la poesía, me ayudan a aplacar los punzantes dolores de mi corazón herido. Del mismo modo, cuando escribo lo hago las más de las veces por necesidad del alma, para lavar las angustias que la afligen.