Rafalé Guadalmedina

Innecesario e infame ajuntador de palabras de lenguaje pomposo, sin ápice de gracia y/o talento. Me gusta leer clásicos mientras la brisa acaricia mis bajezas.